Rubén Cedeño

www.rubencedeno.com

 

Rubén Cedeño - Música
"Misa de mi Tierra"
(en construcción)


       Fue compuesta inicialmente a la memoria de uno de los más grandes folkloristas venezolanos Abilio Reyes, en 1979, y estrenada en la Iglesia de Nuestra Señora de Chiquinquirá de la Florida, en Caracas, como acto conmemorativo del “Año Internacional del Niño”, oficiada por el Cardenal José Ali Lebrun y con asistencia del Presidente de la República Luis Herrera Campins. En el estreno fue dirigida por su autor, e interpretada por cerca de mil niños de los Jardines de Infancia del Instituto Nacional del Menor del área metropolitana de Caracas, con una cobertura total de todos los medios de prensa, radio y televisión, un acontecimiento nacional para el que se contó con la colaboración de decenas de maestras y directoras de las instituciones. La obra fue concebida para coro al unísono y piano, aunque solamente se conserva escrita la melodía que fue editada por el INAM en un modesto cuadernillo.



Cardenal José Ali Lebrún

       Cada parte de la misa tiene letra original del autor y un ritmo diferente inspirado en aires folklóricos venezolanos:
“Canto Indígena” es el “Introito”, que evoca los ritmos y melodías de los “indios caribes” de la región, acompañado de maracas por cada uno de los integrantes del coro. En 1980 fue tomado como ejemplo de música “hexacordal” en los cursos del Método Kodaly en Hungría. En su letra invoca las devociones típicas de Venezuela: a su patrona la Virgen de Coromoto, a la Virgen del Valle, y a José Gregorio Hernández que fuera suprimido para el estreno porque para aquel entonces no había sido declarado “Venerable”.
Nuevamente encontramos los aires venezolanos en el “Gloria”, en ritmo de “Aguinaldo”; “Peticiones”, inspirado en los cantos de velorios de Cruz de Mayo de la región afro-venezolana de Barlovento; “Santo”, inspirado en uno de los tiempos del “Tamunangue”, expresión folklórica del Estado Lara.
El “Padre Nuestro” en 6\8 incorpora el ritmo de “gaita zuliana”, manifestación típica navideña de esta región petrolera venezolana. La música lleva exactamente los acentos prosódicos y el ritmo de la letra de esta oración cuando se reza, un trabajo minucioso del autor quien recuerda haberlo concebido en la ciudad de Maracay, en la esquina del Ateneo en la calle Michelena, curiosamente donde está el convento de las Hermanas Agustinas Recoletas y se encuentra el cuerpo incorrupto de la Beata Madre María de San José ¿Tendría esto algo que ver?



Esquina del Ateneo de Maracay

“Cordero de Dios”, fue compuesta para solo de voz y “cuatro”, instrumento  típico venezolano; la melodía está inspirada en las tonadas llaneras de los llanos del Estado Apure.
La hermosa melodía “Ave María” surge en forma de “serenata venezolana”, ya que el venezolano suele ofrecerle a la mujer serenatas, y por qué no cantarle en este ritmo a María, las más santa de todas las mujeres Esta parte goza de una versión de concierto, para voz y piano, y su partitura aparece bajo el titulo de “Ave María Tropical”.
Luego del estreno siguieron muchas importantes representaciones de esta “Misa”, en la Catedral de Caracas y numerosos templos de gran relevancia en Venezuela. En la Republica Dominicana fue estrenada bajo la dirección del autor, interpretada por el “Coro del Colegio de Médicos del Estrado Miranda”. Actualmente “Misa de mi Tierra” es interpretada regularmente en infinidad de templos, y ha pasado a formar parte del folklor venezolano.



Periódico "El Nacional", Primera Página. Estreno "Misa de Mi Tierra" de Rubén Cedeño.


 

 

Partituras